La patria es primero

 

La patria es primero

Por Emmanuel E. Martínez

Estudiante de Sociología, FES Aragón/UNAM

E-mail: mictlan85@live.com.mx

 

“La patria es primero”, dijo Vicente Guerrero, durante el periodo independentista de México, no obstante: ¿hemos aprendido el significado de esa frase? Pienso que no.

     En la escuela hemos aprendido que la conquista de México fue llevada a cabo por un grupo de 500 soldados españoles comandados por Hernán Cortés, los cuales venían a extender el imperio español a nombre de Dios todo poderoso. Esos europeos que al llegar a esta tierra encontraron a tribus, salvajes, seres demoniacos que le rendían “culto a Lucifer”. No obstante, ¿qué tan cierto es todo esto? me refiero a todo lo que la historia oficial nos ha arrancado de la memoria. Cuáles fueron los factores que propiciaron que esos 500 hombres de metal con “lanzas que escúpen fuego y casas flotantes”1; destruyeran al imperio más grande y poderoso del continente americano. Eso es lo que me cuestiono, ¿por qué ocultar la verdad?

     Qué pasaría si en los libros de texto, se nos enseñara que los españoles cometieron el genocidio más grande de la historia, que la población caribeña fue exterminada. Por qué no se habla de las incontables violaciones de mujeres nativas americanas, por qué no se habla, discute, que los españoles no derrotaron a los mexicas o aztecas, sino que fueron los pueblos que estaban sometidos por éstos, quienes al unirse al ejército español, contribuyeron a la derrota azteca. Aunado a esto, la carencia de inmunidad de los nativos contra las grandes plagas que hasta entonces habían diezmado al mundo. Por ejemplo, cuando los españoles arribaron a Tenochtitlán, se quedaron asombrados, se maravillaron con lo vieron. Así lo escribieron los mismo conquistadores. Incluso Cortés lo redactó muy bien en sus Cartas de relación.

     Es verdad que el ejercito mexica derrotó a los invasores europeos y a sus aliados, el 30 de junio de 1520, en la llamada “Noche triste”, no obstante, como dije arriba, el pueblo mexica comenzó a debilitarse por las pestes que los españoles trajeron consigo: las ratas, diversas enfermedades, principalmente, la viruela. Lo cual me hace pensar que fue el primer ataque con armas biológicas en América.

     En este contexto es necesario reconocer que no fuimos conquistados por los españoles, en todo el sentido de la palabra. Los tlaxcaltecas, texcocanos, huejotzincas, chalcas, cholultecas y demás coaligados pusieron la mayor parte de la fuerza militar que derrotó al imperio azteca. Estos pueblos no se vieron como conquistados, al contrario, ellos fueron conquistadores a la par de los europeos, ni más ni menos.

     Si John Nash, hubiera estudiado el tema de la Conquista de México, bien podría haber basado su Teoría de juegos en el accionar español con los pueblos americanos del periodo de la Conquista.

     Si la educación en México, nos enseñara la verdad de los hechos, ¿qué sucedería?, la sociedad mexicana ¿sería la misma?, ¿tendríamos otra visión del mundo?, ¿nos sabríamos parte de los ganadores?, ya no sentiríamos la carga cultural y de derrota que menciona Octavio Paz, en el Laberinto de la soledad: “que somos hijos de la chingada”, en alusión a la malinche.

     Difícil responder esta cuestión, pero es digna de analizar. La historia de México se caracteriza por estar llena de derrotas, como individuos, como sociedad, como nación.

     Tomemos un ejemplo, la lucha de Independencia de México. Me parece que si hiciéramos una comparación entre 1521 y 1821, llegaríamos a la conclusión de que la lucha de los americanos fue por la misma razón. En la primera, la lucha contra el imperio de Tenochtitlán, por los grupos dominados; en la segunda, la lucha de los americanos por quitarse el yugo que la corona española tenia sobre la nueva España. En ambos casos, liderados por españoles o criollos, que prácticamente eran lo mismo.

     Los dos buscaban el mismo objetivo: unos, devorar cuanta riqueza pudieran encontrar, llenos de ambición. Esos mismos que nos dejaron como herencia todos sus vicios, que implantaron la visión de destrucción, totalmente contraria a la de nuestros antepasados, a la de los hombres de maíz.

     Y los otros, los criollos, los excluidos del poder, por el gran pecado de haber nacido en suelo americano, ellos que valiéndose de un estandarte que representaba el sincretismo de la nueva tierra y de la promesa de una mejor vida, igualdad y libertad, enviaron de nuevo a los hijos de esta tierra a la lucha, la misma lucha de 300 años antes. Pero nunca se obtuvo lo que se prometió al pueblo, al contrario, sólo cambiaron de verdugo.

     La Guerra de Independencia es un tema muy interesante, sin duda. Es el episodio de la historia de México del cual he leído más interpretaciones. Obviamente, la primera fue en la escuela, en las clases de historia. Esa historia donde nos muestran a los padres de la patria como a héroes de historieta: los humanos más rectos y honorables que esta tierra ha visto.

     La historia los coloca como deidades que reproducen todas las virtudes humanas a cada paso de su andar y los que carecen de los vicios y defectos del hombre común.

     Miguel Hidalgo y Costilla, el padre de la nación mexicana, el hombre que se reveló contra la injusticia, el patriota que tomó de la mano al pueblo del cual se servía, quien los instó a luchar, ese sacerdote a quien su liberalismo ideológico lo llevó a tener una familia, es un caso muy particular. Su obra ha trascendido hasta nuestros días, pero el conocimiento de su vida personal estuvo oculto durante mucho tiempo. Hasta hace unos años, era impensable el hablar de la doble moral del cura de Dolores; ahora, afortunadamente, se puede conocer cómo fue su vida fuera de las trincheras y dentro de su casa, de padre cariñoso y respetado por sus vástagos.

     Eso es lo que la historia no nos dice, no al menos, en los 9 años de educación básica, no quiero que se piense que trato de ofender a Hidalgo. No. Sólo expreso lo que en verdad fue, un ser de carne y hueso, alguien que sentía, el hombre y no la deidad que la historia oficial ha creado.

     Establecidas estas ideas, pregunto nuevamente si desde el inicio de nuestra educación, tuviéramos acceso a estos conocimientos: ¿qué sería de nuestro país? Pienso que seriamos una sociedad diferente ya que el saber el verdadero origen de lo que somos, permitiría comprender por qué no pertenecemos a la parte de la historia destinada a los perdedores. Nos permitiría comprender que podemos cambiar y evolucionar para llegar a ser la sociedad que este país merece. No estoy hablando de un camino que exalte el ultranacionalismo, sin embargo, eso es lo que nos hace falta, sentirnos orgullosos de lo que somos, o como lo mencionara el hoy desaparecido, Carlos Montemayor: “nos enorgullecemos de nuestro pasado prehispánico, pero nos avergonzamos de nuestro origen indígena”.

     Esto es verdad, no debemos olvidar nuestro origen ( aunque el término “indígena” no lo comparto, en el sentido de que ese nombre fue un error geográfico) debemos de aprender a aceptarnos y vernos como un solo pueblo y una sola nación.

     En necesario redescubrir nuestra historia, para reconocernos. Ahora que celebramos los doscientos años de vida “independiente”, debemos de revisar lo que estuvo mal para no repetirlo.

 

___________________________

1.Forma en la que los nativos americanos llamaban a las armaduras, a los barcos y cañones, de los españoles.

|

Comentarios

garcias a este articulo pude  comprender mejor el significado de la frase la patria es primero... es muy cierto que en las escuela solo nos enseñan algo que no nos sirve ... gracias y espero que te sigas llenando de sabiduria por que haras cosas muy buenas para tu vida y la vida de las personas que te rodean 

Responder

nome sirve esta informacion

Responder

explican megor que los profesores

Responder

También soy estudiante de la FES Aragón, Ing IID.

Apruebo gustoso lo que mencionas, seria bueno que tus ideales los llevaras a la política (lástima que haya trabas por nuestros mismos hermanos mexicanos), pues aunque parezca ilógico, pocos piensan así y menos estudiantes,  a la mayoría les importa un bledo lo que pase o deje de pasar en su país, lo digo por lo que he visto en mis compañeros de distinatas carreras.

Argumento a lo que dices. Debido a que la conquista fue por parte de los españoles, cabe recalcar que las malas costumbres, el empleado "vale madrismo", egoísmo y cinismo (ya que es bien sabido que los aztecas tenían una forma muy ética de gobernar por un tipo de aristocracia, eran limpios y justos) estan de moda desde que se inicio a formar esta nación, pues de que otra forma me explico que EUA sea potencia a pesar de que sus antiguas civilizacions no tienen rango de comparación con las mexicanas, pienso yo que fue resultado de la colonizacion por parte de los ingleses, y muchas veces me pregunto ¿Cómo hubiese sido México si Inglaterra nos hubiera conquistado? y a la vez ¿Cómo sería EUA si los hubiesen conquistado los españoles? Lo único negativo al cambio de colonizador es que tal vez hubiesemos perdido más de la cultura prehipánica, pues los ingleses tenian mejor armamento, genio militar, etc.

No es por desacreditar a los españoles, pero hay que darnos cuenta desde donde vienen los vicios de nuestros conciudadanos para saber como erradicar lo que tanto daña al país.

 

Responder

Coincido  plenamente  con  esta  reflexión  y  creo  que  está  bien  fundamentada. Solo  quisiera  expresar  una  reflexión  más  a  este  artículo. La  manera  en  como  la  clase  dirigente  que  se  constituyó  a  partir  de  los  primeros  decenios  del  siglo  XX  ha  manipulado  la  historia  nacional  para  crear  de  los  ciudadanos  de  este  país unos  individuos  que  carezcan  de  conciencia   colectiva   y  propia, forjó  un  tipo  de  país  que  es  necesario  transformar  de  manera  trascedente.         

Responder

Me parece que es una reflexión interesante. Creo que en algún semtido discutible pero, por supuesto, si la educación básica nos diera una visión mas compleja de la historia, si no tuvieramos el relato del melodrama de la conquista y la independencia, nuestor actuar cotidiano podría ser otro.

 

Saludos

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar